Parroquia de San Esteban

casa valledor

Ofrecemos aquí un inventario o relación de escrituras de los siglos XVI, XVII y XVIII que nos ayudarán a conocer detalles sobre la vida de Tapia en esa época. Son escrituras relacionadas con la Casa de Tapia o Casa del Campo de Tapia (situada en la Plaza Veya de nuestra villa), también conocida como Casa Valledor. No son las escrituras completas, sino solo una relación que alguien inventarió con posterioridad (la copia que yo poseo es del siglo XIX). Se trata de escrituras de venta, trueque, foros, contratos matrimoniales y otras diligencias realizadas ante notario en los mencionados siglos. Aunque la gran mayoría de las escrituras inventariadas en este documento son del siglo XVII, también contiene unas cuantas de los siglos XVI y XVIII. La más antigua data de 1540: el documento ya publicado en esta página sobre los terrenos comunales de la parroquia de San Esteban. La más reciente es del año 1796.

Los seguidores de la página podrán encontrar datos curiosos: desde las cantidades -en dinero o en objetos- con que se dotaba a las mujeres que se iban a casar, hasta los pagos en especie por las tierras que se tenían aforadas, que en el siglo XVII eran en escanda. Entre las monedas que circulaban en esa época se nombran doblones, escudos, ducados, maravedíes y reales. Las medidas utilizadas en el XVII son el chopín, el ferrado, la fanega (“anega“) y el toledano.

También son muy interesantes los topónimos de la época. Junto a muchos todavía conocidos y usados en nuestra villa y aldeas vecinas, aparecen muchos otros hoy desaparecidos, como Figueiras, el LLosado, Foxarnado, el Eiro del Cuadro, Trasdavila, A Pelí, A Pena del Corxidor, Lamisqueira, Perique o A Infesta. Resalto en letra negrita los topónimos que no aparecen recogidos en los “Cuadernos de Toponimia” de la Academia de la Llingua Asturiana, recopilados por Xosé Miguel Suárez Fernández (1991). Otras veces se hace referencia a lugares hoy desaparecidos dentro de barrios conocidos, como “el Escaleirón del Viso” o el “Escaleiro das Covas”. Se confirma, por la descripción que se ofrece en algunas escrituras, que lo que hoy conocemos por “As Escobas” se llamaba en realidad “As Covas”. Del mismo modo, siempre aparece la forma “A Escontrela” frente a la espuria y hoy defendida por muchos “Encontrela”.

Entre otras curiosidades que podemos encontrar en estos documentos, áridos por naturaleza, está la costumbre de los altares en las puertas durante la procesión del Corpus Christi, o la referencia a los “vizcaínos balleneros” y a la casa que ocupaban en el barrio de San Martín. También nos permite conocer los nombres de pila más comunes en la época, pues toda época tiene sus modas. Junto a nombres y apellidos, aparece algún apodo, como “el Simple de San Martín”, entre otros.

Esperamos que os resulte de interés. El documento consta de 35 folios y, en fechas próximas, se completará con otro de la misma Casa de Tapia donde se recogen las escrituras de la parroquia de San Martín.

2 pensamientos en “Parroquia de San Esteban

  1. Como todo este tipo de documentos, por mui secos y pequenos que sían, sempre tein daqué interesante, sobre todo en conto a topónimos. Ei ta el n.º 3, con ese “Bual”, un dato escrito máis que xuntarse a os que xa tán publicaos y que demostra que s’escribía con toda a normalidá d’ese xeito, con “u”.
    Tamén é chamadeiro el feixe de nomes de persona con arcuños: Pero Dondo, Fernando Branco, Pedro Farto, Juan Pernas y ese Pedro Barragán, que tanto me prestóu porque Barragán, qu’é como se chama agora, é úa terra que sempre me chocóu y que tía pinta de ser el nome de daquén. Agora confírmolo.
    En Mántaras había dúas senras, qu’alternaban entre elas el que se labraba: a de Bígaros y a de Piñeira. Vexo agora polos documentos qu’el nome da Senra de Bígaros xa é de sempre, pro el de Piñeira non. Nel n.º 24, falan da terra de Piñeira, pro á senra toda chámanye “senra grande de Mántaras”. Tamén el documento n. 123 nos fala da cancela da senra de Mántaras, cousa que recordaban hai anos os veyos, porque as senras taban zarradas pra que nun entraran os animales y paceran ou toyeran el que taba labrao. Por certo, Piñeira, pra quen nun lo sepa, é unde ta el cementerio, qu’é hasta unde chegaba Mántaras (ou máis ben, a parroquia veya de San Martín).
    Nel n. 37, ese “sobera y bodega” fálanos d’úa palabra, soveira, qu’hoi xa nun se diz en Tapia pro qu’einda s’usa en Galicia pra chamar a úa especie de cabanón ou aveiro.
    Esa “Pena del Corxidor” nel n.º 50 ¿será úa evolución de “correxidor” ou un error d’escritura del notario?
    É mui interesante el dato que nos dá el documento n. 63, que fala d’úa casa cuberta de “losa y texa” en 1607, y nel 74, de 1588, d’outra cuberta de texa, col que, ou ben se fía texa daquela en dalgúa barreira ou ben era daquén con posibles pra trela importada de lonxe como señal de distinción. Seguindo col arquitectura, tamén é interesante el dato que dá el n.º 92, condo fala d’un “orrio de vara”, que debía ter as paredes amañadas d’un texido de varas. El n.º 154 fala da cuarta parte d’un hurro, que ben pode ser de tipo asturiano (pra poder fer esas particióis), y é qu’é mui típico en Asturias qu’esos hurros tían partidos por herencias en cuartos. Por rematar el tema constructivo, tamén é mui suxerente esa “Torricela” del n.º 129, que nos fala d’un diminutivo de “torre”.
    Esa dificultá de lectura nel n.º 126 debe ser “infiteuticales”, qu’é úa figura xurídica.
    Nel n.º 154, ese “Caínzo” debe tar falando del actual El Queizo ou El Queinzo, que dá nome a un caleyón que vai de Ca Pernayo al Camín Veyo. É el evolución típica da metá norte del Navia-Eo del hiato al diptongo (como meiz, reiz, longueiza, etc.).
    Al cabo, nun queda outra que felicitarte pol trabayo que tas fendo rescatando esos documentos y poñéndolos al alcance de todo el mundo.
    Mantarego.

    • Nun vin el tou comentario hasta ayer. É que tuven desconetada d’internet todas as vacacióis. Son mui interesantes as túas aportacióis y comentarios. É curioso cómo cada ún repara en cousías diferentes. Alégrome de que che parezan d’interés. (Xa sabía eu que ch’iba gustar esa aparición de “Bual”).
      Muitas gracias pola palabra “infiteuticales”. Volvín mirar el documento orixinal y nun hai duda de que é esa palabra. Lo que pasa é que me despistou (amáis da rareza del tecnicismo con ese sufixo) a forma en que ta escrito. Eu conocía a palabra “infitéutica” ou “infiteusis”, peró nel documento ta escrito: “yn phiteuticales”, inda encima con certa separación entre a primeira y a segunda sílaba. Por eso nun din con ela. Nun hai miyor cousa que compartir os documentos pra recibir axuda de quen sabe máis del asunto. En conto publiquéin el documento, xa m’aclaróu Antonia López Álvarez-Cascos únde era “Foxarnado” ou “Fuxarnao”, como se pronuncía agora (qu’a min súabame d’ouguíryelo a mía madre, peró nun sabía esactamente únde taba). Creo que me dixo que taba nel Viso y que pertenece a Quintana.
      Tou d’acordo con todos os demáis comentarios. Tamén eu pensén nel “Correxidor” condo vin a “Pena del Corxidor”. Sobre el asunto da texa, é posible que xa nesa época se fabricara na zona. Seguro que tu ouguiche falar d’unha fábrica de texa (eu ouguín falar d’unha “tejera”, en casteyano, qu’había creo que tirando pr’A Roda). Pode que xa se fabricase dende tempos antigos. Paréceme abondo improbable que se trouxera de fóra.
      Un saludo,

      Conchita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s